¡Argimiro Gabaldón al Panteón Nacional!